Nueva Cultura

La Nueva Cultura transforma la empresa en un proyecto compartido basado en la confianza, ya que entendemos la empresa como una trainera, remando todos juntos en la misma dirección. La Nueva Cultura engloba 8 principios clave:

Fabrika

1. Propósito Inspirador

Es clave definir para qué hacemos lo que hacemos, compartir el rumbo hacia el que nos dirigimos y remar todas las personas juntas en la misma dirección. Un propósito inspirador y compartido (alineado con el propósito individual de cada persona) da sentido al trabajo de cada día, estimula el compromiso y sentido de pertenencia, refuerza la motivación y ofrece la mejor versión de cada persona.

2. Confianza

Es la clave que lo cambia todo, haciendo mucho más fácil todo lo demás. Es una elección de las personas que no se puede imponer y solo se gana siendo digno de su confianza. Se construye poco a poco y de forma sostenida en el tiempo. Integra la confianza de la persona en sí misma, en las demás y en la organización. Para construir confianza es necesario enfocarse en la otra persona, desarrollar relaciones colaborativas y pensar en el largo plazo.

3. Valores Compartidos

Los valores juegan un papel esencial en toda empresa al establecer cómo se han de hacer las cosas, guiar el trabajo de las personas y ayudarles a tomar las decisiones correctas, avanzando conjuntamente en su propósito y objetivos. Unos valores compartidos tienen un impacto directo en la motivación y el compromiso, constituyendo un importante elemento de atracción y fidelización del talento. También son valiosos para conseguir nuevos clientes, que pueden sentirse atraídos por unos valores que comparten o les inspiran.

4. Bienestar de las Personas

La nueva cultura pone a las personas en el centro de la organización, garantizando la sostenibilidad del proyecto empresarial. Apostar por el bienestar de las personas no sólo es bueno en sí mismo, sino que cada vez hay más pruebas de que dedicar tiempo y recursos a la salud y el bienestar de las personas tiene también importantes beneficios para la empresa. Ahorro en costes por enfermedades relacionadas con el estrés y el cansancio, mayor rendimiento profesional, una buena imagen de marca que facilita la atracción y fidelización del talento, o una mayor lealtad hacia la empresa son algunos ejemplos. Poner a las personas en el centro implica atender sus necesidades materiales y emocionales, preguntarles cómo se sienten, cuidar de su salud física y mental, favorecer el desarrollo de sus capacidades individuales y crear entornos de trabajo en el que las personas puedan alcanzar su máximo potencial.

5. Liderazgo Transformador

Para implementar la Nueva Cultura es necesario un liderazgo facilitador y consciente enfocado en las personas y en las relaciones, capaz de crear a través del ejemplo espacios seguros y de confianza en los que sea posible compartir ideas diferentes, abordar conversaciones difíciles o explorar cosas nuevas sin temor al fracaso. En ambientes así las personas arriesgan, son más creativas y colaboran en buscar soluciones integradoras e innovadoras que aumentan el rendimiento de la empresa y su capacidad de responder a entornos cambiantes (adaptabilidad).

6. Información Transparente

La mejor información es veraz, sincera, clara, concisa, coherente, sencilla y entendible por todas las personas a quienes se dirige. Es clave definir qué información requiere cada persona en cada momento para generar confianza y estimular su responsabilidad individual. La transparencia es fundamental también para generar innovación y facilitar el crecimiento, dando a los equipos la información que necesitan para tomar decisiones con más autonomía. También tenemos que facilitar información trasparente para crear confianza en clientes, proveedores y otros grupos de interés.

7. Comunicación Efectiva

Una buena comunicación interna es fundamental para alcanzar objetivos y actuar en consonancia con los valores fundamentales de la empresa. Con una comunicación efectiva es posible mejorar los procesos organizativos, eliminar barreras, generar información relevante y tomar mejores decisiones. Para que la comunicación sea efectiva es fundamental aprender a trabajar en diferentes canales de comunicación internos y externos, desarrollar la escucha activa, preguntar a las personas sobre lo que quieren o necesitan saber y profundizar en una comunicación auténtica y sincera.

8. Participación en Gestión y/o Resultados

La participación en gestión fomenta la creatividad, la toma de decisiones y el compromiso. Un entorno de libertad, responsabilidad y autonomía ayuda a que la empresa sea realmente participativa, aunque debe construir sus propias reglas de juego ya que no existe un modelo único general. Apostar por la participación de las personas en los resultados de la empresa una vez abordados el resto de los principios es una iniciativa cada vez más utilizada para aumentar su motivación y compromiso, generando a su vez mayor rendimiento y competitividad. Si la empresa gana todas las personas tienen que ganar también, ya que todas contribuyen, existiendo una amplia variedad de fórmulas ligadas a diferentes indicadores de evolución de la compañía.